Errores más comunes.

Errores

Muchas veces, a la hora de organizar una boda, se suele cometer el gran error de centrarse casi exclusivamente en los aspectos más evidentes, dejando en segundo plano, incluso muchas veces en el olvido, los detalles que a priori parecen tonterías pero que son en definitiva las que marcan la diferencia entre tener un gran BODÓN o tener una boda con algún que otro imprevisto, cuyas consecuencias pueden ser catastróficas.

 

Por eso, teniendo en cuenta nuestra experiencia en el mundo de las bodas, en el artículo de hoy te traemos los errores más comunes que muchos novios suelen cometer el día de su boda. Si quieres tener una boda perfecta sin imprevistos, este artículo es para ti.

 

 

  • No necesito Wedding Planner porque en la finca/restaurante se van a encargar de todo.  

 

¡Cuidado! Son cada vez más las fincas y restaurantes que ofrecen la gestión de bodas entre sus servicios. Sin embargo, ¿sabes qué es lo que incluye esa “gestión”? ¿Se encargarán de la decoración, de organizar los autobuses, de montar el seating plan…? ¿O simplemente se van a encargar de la coordinación del día B? Y lo más importante, ¿están cualificados para organizar una boda? Muchas veces, la persona a la que le asignan este trabajo se trata de un comercial al que le han dicho que coordine una boda, por lo que, se trata de una persona que no tiene ninguna formación en el mundo de las bodas.

 

 

  • Ten un Plan B, ¡siempre!

 

No importa si te casas en pleno agosto, acuérdate de esto: ¡SIEMPRE puede llover! Ten en cuenta que el tiempo es algo imprevisible, y más en la zona en la que vivimos, por lo que es necesario tener un Plan B por si se pone a llover el día de tu boda. A la hora de elegir finca/restaurante asegúrate de que tenga una zona cubierta donde se pueda celebrar el enlace o sino alquila una carpa. Además, puedes personalizar paraguas para tus invitados con mensajes en ellas, seguro que les encanta. Por último y lo más importante, no se termina el mundo porque el día de tu boda llueva, ¡al mal tiempo, buena cara! Dicen que los días de lluvia tienen una luz especial. 

 

 

  • Errores con los proveedores

 

Es muy común (y muy importante que no se cometa este error) no firmar un contrato con los proveedores que has elegido para tu boda. Sin embargo, es muy importante que haya un contrato con los proveedores en el que se especifiquen TODOS los detalles para que, después, no haya malentendidos el gran día. Además, ten en cuenta que hay muchas bodas al año y que, si no termináis de decidiros por contratar a un proveedor, puede que otra pareja lo haga. Así que, ten en cuenta que, cuanto antes te decidas, más fácil será que dicho proveedor tenga tu fecha disponible. ¡No lo dejes todo para el último momento!

 

 

  • Ir siempre a lo barato, te puede salir caro

 

No contar con profesionales para el día de tu boda, confiando en amigos y familiares no nos parece la mejor opción. Seguro que ellos lo hacen de corazón y tú estás pensando en ahorrarte un dinerito, pero ¿estás segura de que quieres dejar en sus manos uno de los días más importantes de tu vida? Piensa en la presión que supone para ellos que todo salga perfecto, además de no poder disfrutar como se merecen del día de tu boda. Contar con un profesional cualificado, sin embargo, te dará la tranquilidad que necesitas ya que no te tendrás que preocupar de los imprevistos y ellos se encargarán de todo.

 

 

  • ¡Controla los tiempos!

 

No calcular bien los tiempos es uno de los errores más comunes y catastróficos. Si cualquier día nos suelen salir imprevistos, ¡imagínate el día de tu boda todo lo que hay que coordinar! Es por esto que te recomendamos que marques bien los tiempos para todo y hagas un timing que incluya peluquería, maquillaje, vestirse, las fotos, la ceremonia, el cóctel, etc. Hay muchas cosas que pueden salir mal (y salen mal si no hay profesionales al mando) el día de tu boda como, por ejemplo, que la novia llegue antes de tiempo y no haya nadie esperando, o que el autobús de los invitados llegue demasiado tarde al restaurante y la comida se quede fría porque nadie les ha avisado de los tiempos. ¡Cuidado!

 

¿Se te habían pasado por la cabeza estos detalles? Obviamente, la perfección es algo que no se puede garantizar, siempre te puede tocar un día de lluvia o que a la novia se le rompa el vestido, pero lo que sí se puede garantizar es cómo hacer frente a estas situaciones de imprevisto. Deja que los profesionales se encarguen de esto y tú, ¡disfruta de tu boda que para eso es!

 

/ Sin categoría