fbpx

Leslie & David

David y Leslie son los grandes protagonistas de una de nuestras Destination Weddings de esta temporada. Él donostiarra y ella americana, de San Francisco, pero residentes en Londres. Cuando se pusieron en contacto con nosotros a 6 meses de su boda, tenían claro que su ilusión era casarse en la tierra natal de David. Tras visitar varios espacios para la celebración de su gran día, comenzamos a entrever que la ilusión de David era darle el “I do” a Leslie en el caserío familiar en el que se había criado y en el que tantos veranos había disfrutado.

A pesar de las dudas iniciales por parte de Ana, la madre de David, finalmente se animó a hacer realidad la ilusión a su hijo y organizamos una gran fiesta para nuestros novios y sus familias en la finca Arizabalo, en un maravilloso caserío custodiado por dos imponentes magnolios.
Cerca de 180 invitados se reunieron en la finca para disfrutar de su jardín, e incluso de su cascada, en un soleado día de septiembre. Nuestra misión fue hacer sentir a la familia de Leslie, llegada desde norte-américa, como en su propia casa, además de mostrarle a la familia de David su hogar como nunca antes lo había visto.

Distintos corners distribuidos por el gran jardín dieron la bienvenida a los invitados, que disfrutaron de una emotiva ceremonia y posterior cóctel amenizado por un grupo flamenco que contó hasta con una kupela de sidra. Los novios dieron paso al banquete tras un discurso para los invitaros desde uno de los balcones del caserío, invitándoles a recorrer el pasillo creado a través del césped hasta llegar a la gran carpa en la que les esperaban largas mesas repletas de flores y buena gastronomía. Fue cayendo la tarde y el jardín comenzó a iluminarse con miles de pequeñas lucecitas que invitaban comenzar el baile, que arrancaba con un grupo de música en directo y finalizaba con una gran fiesta al aire libre.

David y Leslie son una pareja que sin duda no olvidaremos nunca, por su confianza desde el primer minuto, por dejarnos hacer, por su disposición y la inestimable ayuda de Ana, que fue una anfitriona maravillosa en todo el proceso hacia la celebración del gran día de su hijo.