TRÁMITES PARA CONSEGUIR EL CERTIFICADO MATRIMONIAL DE TU BODA

WhatsApp Image 2020-04-17 at 14.18.20

Kaixo bikote!

Estoy segura de que, si te acabas de prometer y ya estás pensando en cómo organizar tu boda, unas de las primeras preguntas que se te han pasado por la cabeza habrán sido las de “¿Qué trámites tengo que seguir para casarme?, ¿Tengo que pagar por estos trámites?, ¿Con cuanta antelación debo empezar a gestionarlos?”. Tanto si te casas por la iglesia como si te casas por lo civil, hay una serie de trámites que deberás gestionar previos a la boda. Si te has hecho estas preguntas y todavía no tienes las respuestas, sigue leyendo que este artículo es para ti.

SI TE CASAS POR LO CIVIL
Lo primero que tendrás que hacer será iniciar el expediente matrimonial en el Registro Civil. Para ello, tendrás que reunir los siguientes documentos:

– Solicitud de matrimonio que te facilitarán en el Registro Civil.
– Certificado literal de nacimiento de las personas contrayentes (antigüedad no superior a los 3 meses).
– Certificado de empadronamiento de los dos últimos años de ambos contrayentes (antigüedad no superior a los 3 meses).
– DNI o pasaporte original y fotocopia.
– Si en los dos últimos años habéis estado empadronados en poblaciones de menos de 25.000 habitantes, el Registro publicará de oficio edictos o proclamas durante 15 días, para dar publicidad de vuestra intención de casaros y dar un plazo para la presentación de alegaciones.

Además, tendrás que llevar documentación extra si te encuentras en alguno de estos casos:

– Si estás divorciado/a: Certificado literal de matrimonio con una anotación marginal de divorcio o nulidad.
– Si eres viudo/a: Certificado literal de matrimonio y Certificado literal de defunción del cónyuge anterior fallecido.
– Si eres menor de edad: En el certificado literal de nacimiento debe constar en el marginal la inscripción de emancipación en el caso de ser mayor de 16 años. En el caso de tener entre 14 y 16 años, primero debes obtener la dispensa judicial.
– Si eres extranjero/a: Un justificante de residencia que puede ser el certificado de empadronamiento de los dos últimos años o desde que entraste al país. También deberás presentar una acreditación del estado civil conforme a tu ley personal. Es suficiente con que presentes la certificación de aptitud matrimonial del Cónsul de tu país. Ten en cuenta que todos los documentos extranjeros (excepto plurilingües) tienen que estar traducidos al castellano por un intérprete oficial y legalizados con la apostilla de La Haya.

Una vez que tengas toda la documentación, tanto tú, tu pareja o un familiar en vuestro nombre tendrá que entregarla en el Registro Civil que os corresponda por domicilio (en caso de que sea diferente, tendréis que elegir el que prefiráis) para iniciar el expediente matrimonial. Es importante que toda la documentación esté firmada tanto por ti como por tu pareja. Además, será preciso un testigo para la tramitación del expediente que dé fe de que ninguno de los contrayentes se casa en contra de su voluntad (acordaros de que este testigo deberá llevar también su DNI).

Después de esto, tendréis que solicitar una fecha para la celebración del matrimonio civil que podrá ser, bien un acto público de celebración, o bien, un acto únicamente en presencia de los cónyuges y los testigos (por lo menos dos) donde se realizará la firma del matrimonio. Este se podrá celebrar en el ayuntamiento donde vosotros elijáis, así como en las oficinas de Registro Civil ante un juez. Eso sí, ten en cuenta las fechas ya que la solicitud de matrimonio en la mayoría de los ayuntamientos se debe de presentar mínimo con 6 meses de antelación.

En cuanto a las tarifas, lo que es el trámite, se trata de un servicio gratuito. Sin embargo, en la mayoría de los ayuntamientos se debe de pagar una tarifa por la celebración del matrimonio como acto público. En muchos casos si la pareja que se casa se encuentra en desempleo o, si se trata únicamente de firmar los papeles sin que haya ninguna celebración pública, el servicio también será gratuito. Pero como esto depende de cada ayuntamiento, nosotras te recomendamos que te informes de cuáles son los requisitos del tuyo.

SI TE CASAS ANTE NOTARIO
Otra de las opciones del matrimonio civil, es casarse ante un notario. Si optas por esta opción, los pasos a seguir son bastante parecidos a los anteriores mencionados. Tendrás que ir a Registro Civil a abrir el expediente matrimonial, aunque a partir de junio de 2020, esto lo podrá hacer el mismo notario, por lo que tú, solamente tendrás que presentar la documentación necesaria y ya ¡podrá casarte sin que te tengas que preocupar de todos esos trámites que tantos dolores de cabeza nos traen!

Una vez que tengas dicho expediente, tendrás que acudir al notario con vuestro DNI y empadronamiento y el enlace ya podría celebrarse. Solamente que, en este caso, el notario cumpliría el papel de Juez, alcalde o concejal.

Atención: debéis tener en cuenta que el notario solo puede casaros en su zona de competencia. ¿Qué quiere decir esto? Que, por ejemplo, un notario de Sevilla, no os va a poder casar en Donosti.

SI TE CASAS POR LA IGLESIA
En este caso, los trámites a seguir dependerán de la iglesia donde decidas casarte. Por eso, cuando elijas el lugar donde tu pareja y tú contraeréis matrimonio, lo primero que debes hacer será preguntar sobre los trámites a seguir, así como el precio a pagar. Sin embargo, nosotras te hemos hecho una lista sobre la documentación y algunos requisitos que suelen pedir en la mayoría de las iglesias para que te puedas hacer una idea.

– La partida de bautismo de ambos contrayentes.
– El libro de familia de los padres.
– La fotocopia del DNI, pasaporte o tarjeta de residencia de ambos contrayentes.
– Un certificado de soltería eclesiastico en el caso de que los novias sean de diocesis distintas a la elegida para la boda.
– Un certificado de los cursos prematrimoniales. Estos se pueden cursar en la misma parroquia.
– Un testigo mayor de edad por cada novio, con sus respectivos DNI. La iglesia les realizará algunas preguntas que deberán responder.
– Varios testigos del día de la boda.

Además de la siguiente documentación extra en el caso de que alguno de los dos (o los dos) cumpláis con alguno de los siguientes supuestos:

– Si eres viudo/a: la partida de defunción del difunto.
– Si estás divorciado/a: la libertad civil y canónica.
– Si eres menor de edad: un permiso de los padres.

Cuando tengáis toda esta documentación tendréis que ir con los testigos a presentarla en vuestra parroquia, dónde los testigos tendrán que firmar el expediente matrimonial. Después se publicarán las amonestaciones, que tienen como finalidad mostrar cuáles son los intereses de la pareja para casarse y que aseguran que no existe ningún asunto que impida el matrimonio católico entre ellos. Por último, se realizará una aportación económica a la parroquia para cubrir los gastos de la organización de la boda. Esta aportación dependerá de la parroquia, por eso, si tienes intención de hacer una boda religiosa deberás preguntar a tu párroco sobre la cantidad de dicha aportación.

Por otro lado, nosotras te recomendamos que empieces con estos trámites mínimo con 6 meses de antelación, para que puedas llevar todo el ‘papeleo’ con tiempo y no tengas ninguna inconveniencia.

El Estado reconoce el matrimonio canónico como legal, de manera que no te será necesario acudir al Registro Civil como ocurre en el caso del matrimonio civil. El párroco se encargará de realizar todos los trámites administrativos necesarios para que cuando salgáis de la iglesia ya estéis legalmente casados. Además, el día de la boda el párroco os entregará un certificado de celebración del matrimonio, que deberéis presentar en el Registro Civil para que os entreguen el Libro de Familia.

Sabemos que pensar en los trámites no es tan divertido como pensar en la decoración o elegir el vestido de tus sueños, pero es algo imprescindible que debes hacer para que tu boda tenga validez. Por eso, nosotras te recomendamos que antes de empezar con cualquier otra cosa, prepares todos los documentos necesarios y empieces con estos trámites, para que después, puedas disfrutar de todo el proceso de la organización de tu BODÓN. Y recuerda, te cases donde te cases, lo importante es que el día de tu boda tengas cerca a todas esas personas que quieres.

Compartir el post